domingo, 21 de abril de 2013

Jornada 35 Ponferradina 1-0 Sporting

La Deportiva sigue aferrada a un sueño del que difícilmente va a querer despertarse, y de paso va eliminando por el camino a posibles rivales en una lucha por el ascenso, que a estas horas ya sólo parece cosa de 7 escuadras. Se pueden dar sopresas, y sin duda las va a haber. La victoria ante el Sporting certifica, bien a las claras, que la candidatura de la Ponferradina es seria, con el aliciente de que no tiene nada que perder, es un condenado a muerte que espera que le den matarile, todo lo que haga no va a tener consecuencias, y eso convierte a los blanquiazules en el rival más peligroso.

Con un estadio hasta la bandera y dos aficiones animosas pero bien avenidas comenzó ayer a las 6 de la tarde un partido que medía las aspiraciones de dos conjuntos que buscaban objetivos bien distintos. Para los locales era una lucha por intentar no alejarse de sus sueños más húmedos, pero con los deberes ya hechos, a base de mucho trabajo, esfuerzo, humildad y seriedad. Una derrota para los blanquiazules hubiera sido una (pequeña) decepción y el empate tampoco habría supuesto demasiada merma en sus posibilidades. Para los asturianos era un penúltimo intento (queda aún mucha liga) de intentar engancharse a su objetivo primordial, estar, al menos en la pelea por el ascenso a la Liga BBVA. A los de Sandoval sólo les valía la victoria si querían, definitivamente, coger un tren que jornada a jornada se les escapa, lastrados, sobre todo, por un mal inicio de temporada que ahora están comenzando a acusar en la persecución de sus objetivos. En el transcurso del choque se veían esos miedos. Los de Claudio querían agradar a los suyos, pero sin alardes ni despistes. Los rojiblancos sabían que tenían que ir a por todas, pero no querían que les pillaran con el 'calzón bajao'. Eso dio lugar a una primera parte intensa pero sin apenas ocasiones de gol. He leído foros sportinguistas en los que a muchos la primera parte les pareció un peñazo. Incluso lo dijo el locutor de Onda Bierzo en la emisión. A mi, personalmente, no me pareció mala primera parte, de hecho se me pasó volando, aunque en honor a la verdad, no hubo mucha acción en las áreas. En ese primer acto fueron los locales los que intentaron llevar la manija, con un Juande pletórico que dio una auténtica clase magistral de Corte y Confección. El Sporting presionó bien los primeros minutos y a la Deportiva le costaba más sacar el balón de su área, pero una vez que los asturianos se relajaron un poco, los locales dominaron con cierta facilidad, aunque sin crear ocasiones reales de peligro. Los visitantes estaban agazapados, intentando buscar su oportunidad, pero también estuvieron bastante romos en ataque. Prevalecían las defensas sobre las delanteras. Hubo que esperar 20 minutos para ver un primer intento de gol y fue a cargo de Bilic, que remató un buen centro desde la derecha pero su testarazo dio en Samuel, que envió a la esquina. Respondió Acorán apenas un minuto después con un disparo desde la frontal, que se fue a las nubes. Hubo un pequeño atisbo de esperanza entre el público que abarrotaba El Toralín de que el partido se abriera algo, pero no fue así. Aunque, como dije, para mi gusto, no fue aburrido, será que el ambiente jugó a favor de los espectadores. A diez minutos del final llegó la primera ocasión de verdad, que también fue para los visitantes. Una contra muy bien ejecutada por la derecha y el centro de Jara que Bilic remata fuera por muy poco. Tan poco que yo estaba cerrando los ojos y lamentándome hasta que oí el sonido del balón impactando con la valla publicitaria. El susto había sido grande, pero se veía al equipo tranquilo y con confianza. Apenas tres minutos después, la enésima subida de Carpio, que había encontrado un filón en Borja como lateral izquierdo, se convirtió en un centro al que no llegaron ni Acorán en primera instancia ni Yuri después. Sería el brasileño el que tuviera la mejor ocasión local en estos primeros 45 minutos. Fue a falta de 5 para el final cuando una falta ensayada botada desde la banda izquierda por Saúl salió a la perfección y el remate del '10' lo despejó Cuéllar con bastantes apuros. Eso fue todo en la primera mitad, poco, pero intenso.

La segunda parte dio para bastante más. Nada más sacar de centro el Sporting hiló una muy buena jugada y el balón llegó a los pies de Bilic, que con una gran maniobra se fue de su defensor y disparó al palo derecho de la meta de Santamaría. Mal comienzo para los de Claudio que se durmieron por unos segundos y casi les cuesta un disgusto. Pero no iba a parar ahí la oleada rojiblanca pues los de Sandoval se fueron arriba con descaro y en los siguientes minutos metieron el miedo en el cuerpo a una Deportiva a la que el susto había agarrotado un poco. Los visitantes lo intentaron a balón parado y desde fuera del área en los siguientes minutos, pero sin puntería, mientras que era ahora la Ponferradina la que optaba por esperar y salir rápido.Yuri lo volvió a intentar a los 10 minutos de la reanudación pero su disparo, en posición algo escorada, se marchó por encima del portal del 'Pichu' Cuéllar. El inicio fue frenético, pero con el paso de los minutos el ímpetu se fue diluyendo y aunque el Sporting controlaba el tempo del partido, la Ponferradina apenas sufría. Y cuando parecía que más cerca estaba el gol visitante, por dominio más que por ocasiones, llegó el gol local. El previo fue una contra conducida por Máyor que se escoró (alguno de mis compadres cree que a posta, para no tirar) la cedió atrás para Yuri y éste a Acorán, que tardó un poco en armar la pierna y le encimó su defensor, mandando el balón a la esquina. En el córner llegó el gol. Saúl en corto para Acorán, que con un par de amagos se quita a dos defensores de encima, muy blanditos ellos, todo hay que decirlo, se hace algo de ángulo y saca un centro-chut que era más chut que centro, pero que Alan acabó por convertir en lo que a la postre sería el gol de la victoria. Era la hora de la verdad para el Sporting, tenía que ir arriba sí o sí, y en ese escenario la Deportiva se mueve como pez en el agua. Lo intentaron desde lejos los asturianos, con un disparo que se envenenó al pegar en un defensa, pero Santamaría, que ayer no tuvo que hacer milagros, lo blocó sin riesgo. Pero los de Claudio no iban a dejar que fuera un asedio sin consecuencias. Se iban a replegar, sí, pero si el Sporting quería llevarse algo iba a tener que estar atento atrás. Y lo demostró en la siguiente acción del partido. Gran jugada de Carpio por banda derecha, que seguía aprovechando el agujero de ese lado, y un centro pasado que terminó en la otra banda y con disparo del otro lateral, Nano, que se fue alto. Los de Sandoval iban a la carga, pero con más corazón que cabeza, con muchos centros inútiles e intentando aprovechar alguna que otra ocasión a balón parado, pero sus esfuerzos apenas dieron los frutos deseados. El partido se movía en los términos que querían los locales, mientras la afición se lo pasaba en grande. No se sufría, ni en el campo ni en la grada y se palpaba que en cualquier contra se podía sentenciar. Y así fue aunque se perdonó. Un despeje de Nano y Acorán que la controla, se interna en el área y cede a Jonathan que solo, con tiempo hasta para tomarse un café y pensarse, quizá demasiado, por donde quiere meterla, al final la tira fuera. Era el 87 y el partido podía haber quedado visto para sentencia, aunque en realidad ya lo estaba, porque el Sporting apenas volvió a acercarse a las inmediaciones de Santamaría y el partido acabó con una falta desde 30 metros botada directamente por Nano que se fue arriba y que sólo podía tener como objetivo dos cosas: o meter el gol de la jornada o que el balón se fuera a tomar por saco y perder los pocos segundos que restaban. Con este resultado la Ponfe se quita, más o menos, de en medio a un posible rival por el ascenso y mantiene su distancia con la UDLP, que también ganó su compromiso en Jerez de la Frontera.

Lo que más me gustó:
  • Ambientazo. Con 3.000 seguidores sportinguistas y lleno en El Toralín no se esperaba otra cosa. Fue un gran día de fútbol, disfrutando del fútbol en sí y lo que le rodea cuando hay un desplazamiento masivo de aficionados visitantes.
  • El sueño sigue vivo. Más que eso, mucha gente ya se lo empieza a creer de verdad. Tras eliminar casi de la lucha a dos rivales directos como Córdoba y Sporting y consolidarse como casi el único perseguidor de los de arriba la gente empieza a ver que alargar la temporada un poco más puede ser posible.
  • El jugador destacado de ayer es Alan Baró. No sólo por el gol, sino por el conjunto de su temporada. Empezó dubitativo, pero con el paso de las jornadas y su afianzamiento en el once inicial el de Darnius ha ido encontrando su mejor nivel y ahora está, simplemente, espectacular.
Lo que menos me gustó:
  • Sólo hubo una cosa que no me gustó ayer y fue la mala organización del Club. Ya había habido quejas durante la semana por los precios de las entradas (era Día de Ayuda al Club), pero eso tiene fácil solución, el que quiere (y puede) paga y el que no, no. Pero lo de ayer para entrar en Preferencia fue de esperpento. Jamás, jamás hubo tanta cola para acceder al estadio y la razón es que la puerta de preferencia que da al fondo sur estaba cerrada para los aficionados locales, ya que allí era donde se concentraba el grueso de la 'mareona'. Pero viendo los precedentes y que durante todo el día las aficiones convivieron pacíficamente, podían haber accedido por la misma purta ambas aficiones sin riesgo de incidentes. ¿Qué es mejor prevenir que lamentar? Pues sí, pero.....
Intentar acceder al Estadio ayer era una odisea a falta de 10 minutos para el inicio del partido
 Ahora ya os dejo con el resumen, las crónicas, enlaces a las Ruedas de Prensa y un regalito.




Enlace a la Rueda de Prensa de Sandoval
Enlace a la Rueda de Prensa de Claudio
Crónica de La Nueva España
Crónica de La Crónica de León


 El resto de resultados de la jornada son los siguientes:

Sabadell 1-1 Recreativo
Girona 4-0 Lugo
Xerez 1-2 Las Palmas
Guadalajara 1-0 Huesca
Alcorcón 1-0 Elche

Todavía queda por disputarse casi la mitad de la jornada, como partidos destacados para la Deportiva estarían el Almería-Numancia y el Villarreal-Racing. El siguiente partido de la Ponferradina será el próximo sábado 27 de abril a las 21 horas en El Alcoraz frente a la S.D. Huesca. Un saludo.

Pasadlo bien y disfrutad del juego.



2 comentarios:

jairo F.Quindós dijo...

la ponfe no se rinde y esto es de valorar sin duda es muy meritorio lo que estamos haciendo este año

Tabuyo dijo...

A este paso a 1ª División.

Un saludo.